Te enseñamos

Leve

Un análisis de sangre podría detectar el alzhéimer

La prueba facilitaría que los pacientes con demencia pudieran acceder a ensayos clínicos

En la actualidad, el diagnóstico que se hace en consulta de la enfermedad de Alzheimer todavía se basa en analizar los síntomas clínicos y en una exploración, aunque también se apoya en la realización de diversas pruebas complementarias. Por ello, siempre se debe realizar una analítica completa, en la que se analizarán parámetros que si se alteran pueden influir en el rendimiento cognitivo de la persona (por ejemplo, las hormonas tiroideas, vitamina B12, etc) y una prueba de neuroimagen, como la tomografía axial computerizada (TAC) craneal o, preferiblemente, la resonancia magnética (RM) cerebral porque, sobre todo, permite valorar si hay alguna lesión cerebral, como un tumor, que podría ser la causa de los síntomas. 

En los últimos años se han descubierto diversos biomarcadores, es decir, indicadores que pueden medirse objetivamente y muestran la presencia de la enfermedad. Fundamentalmente, estos biomarcadores permiten determinar si existe un depósito anormal, en el cerebro del paciente, de proteína beta amiloide, proteína tau o si existe neurodegeneración.

Para el diagnóstico precoz es especialmente útil utilizar pruebas que indiquen si hay depósito de proteína beta amiloide en el cerebro del paciente, como ocurre con la imagen PET (Tomografía por emisión de positrones) con radiotrazador, que se una a la proteína beta amiloide, o mediante el líquido cefalorraquídeo (en concreto de la Abeta42). El líquido cefalorraquídeo también determina la proteína tau total y la tau fosforilada. Esta prueba se realiza mediante una punción lumbar.

El líquido cefalorraquídeo es un líquido transparente, que rodea el cerebro y la médula espinal, y cuya función es amortiguar y proteger esos órganos, recoger los suministros necesarios de la sangre y eliminar los productos de desecho de las células neuronales.

Estos análisis, por un lado, son costosos (especialmente, el PET amiloide) y, por otro, al paciente le producen, cuando menos, respeto.

En la práctica clínica diaria no se recomienda la utilización de biomarcadores en todos los pacientes. Se deben reservar para casos atípicos o dudosos. El análisis de los biomarcadores son de especial utilidad para el diagnóstico precoz y cobran especial relevancia en los ensayos clínicos (estudios de investigación que se utilizan para demostrar la eficacia de un fármaco en el tratamiento de una enfermedad).

Una de las hipótesis que se baraja para explicar que, hasta el momento, todas las líneas de investigación desarrolladas para encontrar nuevos medicamentos hayan resultado decepcionantes apunta a que las nuevas moléculas se han utilizado en pacientes que tenían una enfermedad muy avanzada. Se cree que los datos serían mucho más prometedores si estos medicamentos se hubieran aplicado cuando la persona tenía la enfermedad en estadios iniciales. En ese contexto, cobra especial importancia la utilización de biomarcadores. Además, su uso en ensayos clínicos permite establecer muestras de pacientes más homogéneas y con un diagnóstico más fiable de la enfermedad de Alzheimer.

Por eso, es importante la noticia publicada en la revista científica Nature, en la que un grupo de científicos de Australia y Japón han llevado a cabo un análisis de sangre, que permite detectar los signos de la enfermedad de Alzheimer en un estadio muy temprano.

Una de las causas que provoca esta enfermedad es la acumulación de placas de amiloide entre las células nerviosas (neuronas) del cerebro. Amiloide es un término general que se utiliza para denominar los fragmentos de proteínas que el cuerpo produce normalmente. El beta amiloide es un fragmento de una proteína más grande que se llama proteína precursora de amiloide (APP). En un cerebro sano, estos trozos, que proceden de esta proteína más grande, se descomponen y se eliminan. En los pacientes con enfermedad de Alzheimer, los fragmentos se acumulan y terminan formando placas duras e insolubles, que interrumpen la comunicación de célula a célula y, además, activa las células inmunes. Estas células inmunes desencadenan un proceso inflamatorio y, finalmente, las células cerebrales mueren.

El objetivo de este análisis de sangre es predecir los niveles de beta amiloide que hay en el cerebro de una persona. El equipo de investigadores lo probó en personas con distintos estados de salud (121 en Japón y 252 en Australia). Se incluyó desde individuos que estaban sanos hasta pacientes que mostraban un trastorno cognitivo moderado. El resultado fue que este análisis de sangre detectó la enfermedad de Alzheimer con un 90% de precisión.

“El análisis de sangre detectó la enfermedad de Alzheimer con un 90% de precisión”

 

El estudio utilizó las muestras de sangre para detectar los niveles que había de esta proteína tóxica en sangre y predecir así la cantidad que podría haber en el cerebro de la persona analizada.

“Esta prueba es tan buena como las técnicas actuales de exploración cerebral y supera con creces a los análisis de sangre actuales”, aseguró Colin Masters, profesor de Investigación de la Demencia en el Instituto Florey de Neurociencia y Salud Mental de Melbourne y director de esta investigación.

Sin embargo, todavía es pronto para que este prueba sea utilizada por los médicos. El equipo señala que se necesitan llevar a cabo más investigaciones en un población más amplia para obtener resultados más concluyentes que permitan su aplicación en la práctica clínica.

“Es necesario comprobar que el análisis funciona en una población más grande, pero si lo logra podría acelerar los ensayos clínicos y ayudar a las personas, en la primera etapa de la enfermedad, a acceder a nuevos tratamientos cuando estén disponibles”, aclaró Doug Brown, responsable de Política e Investigación de Alzhéimer Research en el Reino Unido, a la CNN.

Por ahora, la prueba solo se realiza en los laboratorios de Japón, donde todavía llevará un año adaptarla al nivel que se requiere en otros laboratorios y en los ensayos clínicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Campos obligatorios

Artículos relacionados