Te enseñamos

Leve

¿Qué quiere decir que nuestro ser querido está desorientado?

Este estado de confusión mental impide que las personas sepan dónde se encuentran o qué hora es

Estar desorientado significa que la persona sufre un estado de confusión mental que le impide pensar con claridad y saber por ejemplo, dónde se encuentra o qué hora es. Reconocer estos síntomas y sus posibles causas nos ayudarán a tranquilizar a nuestro ser querido y a averiguar si puede estar sufriendo una demencia.

Ana no sabe lo que significa que su madre sufra desorientación

Ana recuerda aquella extraña llamada que le hizo su madre. Fue el primer aviso que ella podría haber detectado, pero en ese momento no lo supo interpretar.

Había pasado el fin de semana con ella y no notó nada raro. Al día siguiente, cuando, a la salida del trabajo, se dirigía a la parada del autobús para regresar a casa, sonó el teléfono. Era su madre.

-“No sé lo que me pasa”, le dijo, “pero no sé si es de día o de noche”.

Se encontraban en invierno y su madre no era capaz de averiguar si eran las siete de la tarde o de la mañana.

Aquella conversación tan corta la dejó muy intranquila. Pero en aquel momento, su falta de conocimiento no le hizo sospechar nada. Con el tiempo hubo más señales y, poco a poco, Ana supo que su madre tenía demencia.

Ese primer síntoma es lo que los expertos hubieran calificado de desorientación.

¿Qué es la desorientación?

Se trata de un estado mental que impide que la persona sepa dónde está o cuál es la hora del día o la fecha en la que se encuentra. También puede experimentar:

  • Confusión, sensación de encontrarse “perdido”.
  • Alteración de la memoria reciente: no puede recordar lo que ha desayunado esa mañana o algo que le acaban de comentar. Puede repetir varias veces la misma pregunta porque se le olvida lo que acaba de decir.
  • Delirios: un funcionamiento anormal y repentino del cerebro, que dura un corto periodo de tiempo y que puede haber sido desencadenado por medicamentos, una infección o un traumatismo
  • Alucinaciones. Ver o ir cosas que no existen.
  • Agitación. La persona es incapaz de relajarse o de estar quieta.
  • Deambular.

¿Qué supone para alguien estar desorientado?

Cuando la persona sufre desorientación, no significa solo que no sepa la hora o la estación del año en que se encuentra. Significa que vive en un mundo confuso, aterrador, en el que, dependiendo de su estado cognitivo también puede preguntarse dónde está o qué está haciendo en ese lugar. La situación que está viviendo le es ajena, no le resulta familiar.

Su capacidad para pensar y actuar se verá afectada por cuándo y dónde se encuentra. Y si no tiene respuestas, le será mucho más difícil reconocer la realidad y ser menos dependiente.

El objetivo que persiguen las técnicas para que una persona sea capaz de orientarse no es otro que mejorar su calidad de vida.

¿Cómo se puede reconocer que alguien está desorientado?

  • Si no sabe decirnos en qué lugar, mes o año estamos o no identifica bien la estación o época del año en la que nos encontramos. Además, es habitual que responda con evasivas cuando se le pregunta sobre ello. Por ejemplo, puede decir: “¿Cómo no voy a saber en qué mes estamos? ¡Qué cosas tienes!” o bien: “Es que hoy estoy mareado, no me preguntes más”. De esta forma, trata de ocultar sus olvidos.
  • Si se muestra lenta e insegura cuando tiene que tomar decisiones.
  • Si le cuesta centrar su atención.
  • Si murmura y dice cosas sin sentido.
  • Si no reconoce a personas próximas a su entorno. Por ejemplo, a su marido o esposa o a sus hijos.
  • Si se muestra agitado y enfadado.
  • Si ve cosas que no existen. Este signo no es muy habitual, aunque se puede dar en algunos casos.
  • Si tiene tendencia a vagar, a caminar.

La demencia es una de las causas que provoca que la persona se puede desorientar. Esta enfermedad afecta al pensamiento, al comportamiento y a la capacidad que tiene la persona para realizar las tareas cotidianas.

Si el paciente, además, sufre una alteración repentina de su estado de ánimo o una infección tiene más probabilidades de sufrir delirio.

Cuando la persona está en una etapa inicial del alzhéimer  suele desorientarse cuando sale fuera de casa. Incluso, cuando se encuentra en lugares que conoce, puede tener problemas para identificarlos y encontrar el camino de vuelta.

Estos síntomas están originados por cambios que sufre su cerebro debido a la enfermedad y que le provocan pérdida de la memoria, cambios en la visión y en la percepción. El paciente experimenta estos cambios lentamente.

Pero si la persona se siente, de repente, confundida y desorientada debe acudir al médico rápidamente porque es una señal de que algo no va bien.

Otras causas que provocan que alguien esté desorientado 

  •  Algunos medicamentos, como efecto secundario, también pueden provocar desorientación.

Si la persona no sufre demencia, las causas más comunes que producen desorientación son:

  • una infección en el cerebro o en el tracto urinario.
  • una hiperglucemia (los niveles de azúcar en sangre son demasiado altos) o hipoglucemia (los niveles son demasiado bajos).
  • deshidratación
  • una lesión en la cabeza
  • un ictus o un accidente isquémico transitorio
  • no tener suficiente oxígeno en sangre
  • sufrir convulsiones
  • tener diabetes
  • el delirio

Otras causas menos comunes son:

  • una inflamación en el cerebro (encefalitis) o en la membrana circundante (meningitis)
  • tener bajo el sodio o el calcio
  • una infección en la sangre (sepsis)
  • insuficiencia hepática

¿Cuáles son las situaciones más comunes en las que alguien con demencia se muestra desorientado?

  • Se pierden mientras están caminando, incluso cuando toman de forma habitual esa ruta.
  • Van a hacer un recado y no saben encontrar el camino de vuelta.
  • Si reciben demasiada información o, incluso, si hay demasiado ruido, les puede resultar una situación abrumadora y confundirles.
  • En una multitud se muestran incapaces de orientarse.
  • Se pierden al tomar un atajo.
  • Se pierden conduciendo, aunque hayan hecho ese mismo camino muchas veces.

Ese estado de confusión puede estar producido por los efectos secundarios de un medicamento o por sufrir una infección. Especialmente, una infección de orina. Por eso, es recomendable comentar este síntoma al médico de cabecera.

Esa sensación también puede afectar a la percepción del paso del tiempo. El reloj interno, que hace que las personas sepamos si es la hora de levantarse, de comer o de acostarse, también tiende a alterarse. A veces, la persona piensa que ha estado fuera horas cuando solo se ha ausentado unos minutos.

Pero para las personas con demencia, el problema no está solo en no ser capaz de orientarse, sino en la ansiedad que les provocan estas situaciones. El miedo a no saber encontrar el camino e, incluso, a perderse en su propia casa. La sensación de que el día no está organizado porque no sabes cuándo hay que comer o cenar o qué actividades vas a realizar.

¿Cómo hacer frente a la desorientación que sufre una persona con demencia?

Lo primero es lograr tranquilizar a los pacientes. Por ejemplo, si se muestran ansiosos por llegar a algún sitio en un momento concreto, lo mejor es asegurarles que estarán allí a tiempo, en vez de decirles que no se preocupen porque todavía falta media hora, un concepto que ya no pueden comprender.

Si nos hacen una y otra vez la misma pregunta, por muy pesado que nos resulte, no debemos responderles con dureza, sino que debemos recordar que si lo hacen es porque su cerebro no les permite almacenar más información.

Para hacer frente a la desorientación relacionada con el tiempo, el primer concepto con el que hay que trabajar es con lo que significa el tiempo. Por ejemplo, si la persona ya no es capaz de entender lo que quiere decir las dos en punto, se le puede hacer referencia a la hora de comer o cuando la lavadora haya acabado o mostrarle un reloj de arena. Algunas personas entienden mejor el paso del tiempo viendo este tipo de relojes, aunque no los hayan utilizado de forma habitual.

Si su duda está relacionada con el día en que se encuentra, quizá sea una buena idea colgar un calendario en la pared y responderle con una sugerencia, como mira el calendario, en el previamente hemos señalado en día en el que estamos.

Si no es capaz de reconocer la estación del año en la que estamos, junto al calendario podríamos poner una pizarra blanca con la hora en la que estamos o el horario con las principales actividades del día. También se podría situar una imagen con la estación del año en la que nos encontramos.

Si están nerviosos porque no reconocen su propia casa, quizá les tranquilice que les enseñemos su sillón favorito o les aseguramos que están rodeados por personas que los quieren, como su familia.

Si vinculamos la información que le proporcionamos con un contenido emocional será más fácil que la persona se mantenga orientada. Por ejemplo, es más fácil recordar que estamos en noviembre, si le decimos que es el mes de su cumpleaños. O que estamos en la misma ciudad en la que viven sus hijos.

Para mejorar su percepción del momento, también puede ser de ayuda informarles de lo que vamos a hacer a continuación. Por ejemplo, decirle que el baño está listo justo antes de llevarle.

Si la persona conoce las nuevas tecnologías, disponer de un asistente virtual, al que pueda preguntar una y otra vez las mismas dudas podría ser un alivio. Empresas como Amazon, Google, Apple, Samsung o Microsoft, entre otras, tienen asistentes a los que nos podemos dirigir por sus respectivos nombres.

Estos dispositivos se pueden activar con la voz de tu ser querido. El asistente es capaz de reconocer lo que tu familiar pregunta y de proporcionarle la respuesta correcta.

¿Cómo prevenir problemas relacionados con la desorientación que sufre una persona con demencia?

  • Creando rutinas. A medida que la persona con demencia encuentra cada vez más difícil hacer un seguimiento del tiempo, es útil crear una rutina para que haga siempre lo mismo. De esta manera, se organiza el día con las distintas actividades y el paciente puede entender el paso de las horas en función de las tareas que haga. Una rutina evita que el día parezca una sucesión de sorpresas, en el que no se sabe qué va a pasar en cada momento. Durante el desayuno, también se pueden escribir las actividades de ese día para que el paciente pueda consultarlas cuando olvide cuál es la siguiente tarea.
  • Adaptarse y mantener un ambiente estable. Es conveniente evitar los cambios y dejar los objetos siempre en el mismo lugar. De esta forma, será más difícil que no sepa dónde están sus cosas. Decorar los cajones y las puertas con letreros que indiquen qué contienen o qué hay detrás. De esta forma, si el paciente se pierde en su propia casa podrá orientarse de nuevo con solo leerlos.
  • Si la persona sale de casa, asegúrese de que lleva una identificación, en el que incluya su nombre, dirección y número de contacto por si se pierde.

Referencias:

-Disorientation. Healthdirect.

-What causes disorientation? Healthline.

-How to help disorientation cause by demencia. Hebrew Senior life. Harvard Medical School Affilate

-Disorientation and losing one’s way. Alzheimer Society. Canada

-Is an underlying condition causing your fuzzy thinking? Harvard Health. Publishing

 

Fecha de publicación: 16 noviembre 2023

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares. En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc. que se citarán únicamente con finalidad informativa. La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

¿TE AYUDAMOS?

Estamos a tu lado para ayudarte a buscar soluciones que se adapten a ti y a tu familiar.

01

Residencias mayores

Estancias temporales y permanentes con equipo médico propio para que tu familiar esté siempre bien cuidado.

02

Aprende cómo cuidar en el hogar

Nuevo curso online creado por expertos de Sanitas Mayores. Adquiere la base y herramientas principales. ¡Contrátalo ahora por solo 149 €!

03

Servicios a domicilio

Amplia oferta de servicios de especialistas a domicilio para que tu familiar esté en las mejores manos: cuidadores, fisioterapeutas, enfermería…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Campos obligatorios

Artículos relacionados