Te enseñamos

Moderada 18 noviembre de 2020

¿Por qué algunos ancianos con demencia son tratados con quetiapina?

Este antipsicótico atípico aumenta el riesgo de ictus o de mortalidad en este tipo de pacientes

La quetiapina es un antipsicótico atípico que, a veces, es prescrito a las personas con demencia. Sin embargo, esta familia de fármacos se ha asociado con un aumento de la mortalidad en este tipo de pacientes. En este artículo, la neuróloga Cristina Fernández explica para qué sirve este medicamento, qué recomiendan las guías clínicas sobre su uso y sus principales efectos secundarios. Y no olviden que cualquier duda sobre este tratamiento, deben consultarla con su médico.

Carmen no ha tenido una vida fácil. Quizás nadie la tenga, pero hay que reconocer que hay vidas y vidas, y quizá la de Carmen es una de ésas que cuando te la cuentan sientes una profunda pena y, a la vez, alivio porque no te haya tocado a ti.

Carmen nació en el campo, en una familia humilde, tanto, que no pudo ir a la escuela. Muy pronto conoció a un joven y se casó. Ese matrimonio le proporcionó tres hijos y muchos disgustos. Su marido nunca resultó lo que se dice ejemplar. Pero lo peor llegó cuando perdió a sus dos hijos mayores: murieron durante la guerra en un bombardeo. Tan solo le quedó su hija Sara, quien se encarga de cuidarla ahora que la enfermedad de Alzheimer ha decidido anidar en su cerebro.

Entre los muchos síntomas que le está provocando la enfermedad, destacan sobre todo los trastornos de comportamiento que están haciendo muy difícil la convivencia. Por ejemplo, a las 2 de la madrugada, Carmen despierta a sus nietos para prepararles para ir a la escuela.

Sin embargo, cuando Sara sufre más es cuando su madre tiene alucinaciones. Una y otra vez se repite la misma: aparece en su cabeza el día que tuvo que ver a sus hijos muertos. Ese dolor, esa angustia, Carmen lo revive con cierta frecuencia.

Ante esta situación, Sara acudió al neurólogo, quien, tras examinar a Carmen, e intentar sin éxito diversas terapias no farmacológicas, le prescribió un antipsicótico atípico.

Entre los antipsicóticos que se utilizan en este tipo de casos se encuentra la quetiapina, cuyo nombre comercial es Seroquel.

La quetiapina es un medicamento utilizado en pacientes con demencia, aunque este uso no figura en su ficha técnica. Es decir, que se utiliza para una condición distinta de la que inicialmente fue aprobado. En España, de un 7-40% de las prescripciones en adultos están fuera de ficha técnica.

Qué es la quetiapina y para qué se utiliza

Este medicamento es un antipsicótico atípico cuya función se encarga de restablecer en el cerebro el equilibrio de los neurotransmisores (sustancias químicas generadas por nuestro cuerpo cuya función consiste en transmitir señales de una neurona a otra).

La quetiapina se utiliza para tratar ciertas enfermedades mentales, como la esquizofrenia, el trastorno bipolar y episodios repentinos de manía o depresión asociado con el trastorno bipolar. También se utiliza para tratar la depresión mayor en combinación con otros medicamentos antidepresivos.

Entre sus efectos, se encuentra la disminución de las alucinaciones y mejorar la capacidad de concentración. Ayuda a que la persona piense más claramente y de forma más positiva, a que se sienta menos nerviosa y participe de forma más activa en la vida cotidiana. También puede contribuir a mejorar el estado de ánimo, el sueño, el apetito y el nivel de energía. Puede ayudar a prevenir cambios de humor severo o a disminuir la frecuencia con que se producen.

Sin embargo, en el año 2005, la FDA, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, que, entre otras funciones, se ocupa de la regulación de los medicamentos de uso humano, advirtió que el tratamiento con fármacos antipsicóticos de los trastornos de conducta de las personas con demencia se asociaba con un aumento de la mortalidad.

¿Qué recomendaciones sobre su uso dan las guías de práctica clínica?

Según el estudio Uso de antipsicóticos en pacientes con demencia, publicado en la revista española de Geriatría y Gerontología, las guías recomiendan proporcionar un tratamiento individualizado según las características del paciente.

Aunque existen diversas guías, la mayoría coinciden en que el primer paso que hay que tomar para tratar a este tipo de pacientes es utilizar terapias no farmacológicas y recursos educacionales que ayuden al cuidador a saber manejar este tipo de comportamientos. De hecho, no recomiendan el uso de este tipo de tratamientos en pacientes que tengan síntomas leves o moderados.

Antipsicóticos atípicos, como la olanzapina, el aripiprazol y quetiapina, no están autorizados para el tratamiento sintomático de los cuadros psicóticos y episodios de agresividad severos en personas que hayan sido diagnosticadas de demencia. Y en su ficha técnica figura una advertencia sobre el riesgo de ictus o aumento de mortalidad en pacientes ancianos con demencia.

Solo recomiendan valorar el uso de esos medicamentos cuando el paciente presente síntomas graves de forma recurrente o cuando existe un daño para el paciente o para sus familiares y cuidadores. Cuando se refieren a síntomas graves están aludiendo a que el paciente tenga síntomas psicóticos, agitación y agresividad.

Ante esta situación, las guías recomiendan valorar la relación riesgo-beneficio antes de comenzar el tratamiento de pacientes ancianos con demencia con síntomas neuropsiquiátricos.

También recomiendan utilizar la dosis mínima posible, hacer un seguimiento continuado y periódico de la evolución y valorar la retirada en caso de que el paciente esté estabilizado o, incluso, si los síntomas han disminuido.

Efectos secundarios más comunes de la quetiapina

-Boca seca

-Mareo

-Dolor de estómago

-Estreñimiento

-Náusea

-Vómitos

-Aumento de peso

-Aumento de apetito

-Dolor de garganta

-Problemas para moverse

-Palpitaciones

-Debilidad

Si estos efectos secundarios son leves, desaparecerán en unos días o en un par de semanas. En caso de que no desaparezcan, hay que comentárselo al médico.

Efectos secundarios graves de la quetiapina

-Pensamientos suicidas

-Síndrome neuroléptico maligno, que incluye: fiebre alta, sudoración excesiva, músculos rígidos, confusión, cambios en la respiración, palpitaciones y presión arterial.

-Hiperglucemia (nivel alto del azúcar en la sangre). Produce los siguientes síntomas: mucha sed, orinar frecuentemente, se tiene mucha hambre, debilidad o cansancio, dolor de tripa, confusión y el aliento puede oler a fruta.

-Aumento de los niveles de colesterol y triglicéridos

-Aumento de peso.

-Movimientos en la cara, la lengua u otras partes del cuerpo que el paciente no puede controlar.

-Hipotensión ortostática (el paciente experimenta un descenso de la presión arterial cuando se levanta demasiado rápido). Produce los siguientes síntomas: aturdimiento, desmayo o mareo.

-Descenso de los glóbulos blancos. Puede producir los siguientes síntomas: fiebre e infección.

-Cataratas. Se puede detectar porque el paciente puede presentar visión borrosa o pérdida de visión.

-Convulsiones.

-Alteración del tiroides (niveles anormales)

-Aumento de los niveles de prolactina (hormona que provoca que los senos crezcan y produzcan la leche materna) en sangre. Los síntomas pueden provocar: aumento del tamaño de los senos tanto en hombres como en mujeres, secreción lechosa a través del pezón del seno (en mujeres) y disfunción eréctil.

-Aumento de la temperatura corporal.

-Dificultad para tragar.

-Riesgo de muerte por accidente cerebrovascular (ictus) en personas mayores con demencia.

En el caso de que el paciente sufra alguno de estos síntomas, hay que acudir inmediatamente a urgencias

PUBLICIDAD

Mejoramos las residencias
para proteger a nuestros mayores

¿Quieres que te informemos gratis sobre
los centros de mayores?

Quiero información

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − 1 =

* Campos obligatorios

Artículos relacionados