Te enseñamos

Leve

Planificar el futuro con alzhéimer

El paciente, antes de que la enfermedad avance, deberá tomar muchas decisiones relacionadas con sus cuidados y sus finanzas

Planificar el futuro con alzhéimer, es decir, cómo quiere la persona que sea su vida, tras conocer el diagnóstico, es una decisión dolorosa, pero imprescindible para que se puedan respetar sus deseos. Es un tema que debe abordar antes de que la enfermedad avance y le impida tomar sus propias decisiones. La persona debe decidir cómo quiere ser atendido por los médicos, qué tipo de cuidados quiere recibir, qué tipo de opciones legales y financieras prefiere y cómo quiere organizar su fallecimiento. En este artículo abordamos todos estos puntos.

Llega el diagnóstico, un jarro de agua fría que deja helada a toda la familia, no solo al paciente. Una vez que la persona sabe que sufre alzhéimer u otro tipo de demencia, debe comenzar a pensar en cómo quiere ser cuidada. Esta conversación puede resultar difícil de afrontar, pero es la única manera de que, tanto los médicos como los familiares, puedan respetar sus deseos.

Planificar su futuro con alzhéimer no solo ayudará al paciente, también aliviará a los familiares y amigos. Conocer quién se encargará de tomar las decisiones, cuando la persona  no pueda, ayudará a sobrellevar las responsabilidades.

Entre los temas que tendrá que abordar el paciente se encuentran: qué tipo de atención médica quiere recibir, cómo quiere que sean sus cuidados a largo plazo, qué decisiones financieras debe tomar y cómo desea que se organice su muerte.

En realidad, todos los deberíamos afrontar estos temas.

Algunas recomendaciones generales antes de comenzar a planificar el futuro con alzhéimer

  •  Acudir a una asociación de familiares con personas con alzhéimer de su localidad para buscar asesoramiento y ayuda.
  • Afrontar estas conversaciones lo antes posible, para que los deseos de la persona pueden ser respetados. Este proceso no suele ser fácil porque el paciente puede estar viviendo un momento de negación de la enfermedad. Si fuera así, hable con un psicólogo y con el médico, y pídales ayuda sobre cuándo y cómo podría abordar con su ser querido la mejor manera de planificar su futuro con alzhéimer.
  • Seleccionar a la persona o personas que le representarán cuando ya no pueda tomar sus propias decisiones en temas financieros, médicos y respecto a los cuidados.
  • Ir a un notario para hacer un poder notarial a la persona de vaya a representar al paciente para darle poderes en los asuntos financieros.
  • Elegir un lugar donde guardar todos los documentos importantes e informar a la persona que vaya a representar al paciente.
  • Hacer copias del documento en el que se recojan sus decisiones.
  • Revisar los planes con regularidad y actualizar los documentos, si fuera necesario.
  • Informar al médico y al abogado de quién será la persona que se encargará de tomar las decisiones cuando el paciente ya no pueda.

Planificar el futuro con alzhéimer: la atención médica 

Cuando el alzhéimer evolucione y el paciente ya no pueda hacerse cargo de su cuidado, alguien tendrá que asumir esta responsabilidad. Por eso, es importante qué  la persona decida cuanto antes quién tendrá que ocuparse de ello.

Esta persona debe conocerle y saber cuáles son sus valores y sus deseos. De esta forma, podrá ser fiel a lo que él hubiera querido.

El paciente también debería hacer un testamento vital, para que los médicos sepan qué tipo de tratamiento desea recibir en el caso de que se esté muriendo o si permanece inconsciente.

Al planificar su futuro con alzhéimer, desde el punto de vista médico, puede concretar si desea:

  • En el caso de no poder respirar, si quiere ser intubado para poder estar conectado a una máquina que le permita hacerlo.
  • Si su corazón se para o deja de respirar, debe decidir si quiere que le realicen una resucitación cardiopulmonar (RCP) o someterse a otro procedimiento de soporte vital.
  • Si desea que se le administren tratamientos para el dolor.
  • Si no desea que se le pongan tratamientos o someterse a pruebas diagnósticas en el caso de que no vayan mejorar su recuperación física o psíquica.
  • Si desea sedación paliativa si los tratamientos no controlan los síntomas.
  • Si quiere estar acompañado por sus familiares al final de su vida.
  • Si quiere que se le administren todos los tratamientos precisos para que su vida se mantenga hasta cuando sea posible, según el criterio médico.
  • Debe dejar claro si quiere donar sus órganos u otras partes sanas de su cuerpo para que sean trasplantadas a una persona.
  • Si quiere que su cerebro sea entregado a la ciencia para que los investigadores comprendan mejor la enfermedad de Alzheimer u otro tipo de demencia.

Planificar el futuro con alzhéimer: los cuidados 

A medida que la enfermedad de Alzheimer avance, la persona necesitará más cuidados. Es importante que mientras tenga capacidad, el paciente y sus familiares estudien qué tipo de cuidados se adaptarán mejor a sus necesidades.

Llegará un momento, en que la persona necesitará cuidados de forma permanente y puede que no sea posible proporcionárselos en el hogar. Por eso, es importante conocer su opinión sobre:

  • Si desea vivir en su hogar mientras la enfermedad lo permita. Y, si es así, qué adaptaciones hay que llevar a cabo para garantizar su seguridad.
  • Cómo se van organizar los cuidados. Qué tipo de ayudas públicas puede solicitar (Ley de la dependencia). Con qué servicios puede contar, tanto públicos como privados. En el caso de que lo requiera, si desea acudir a un centro de día. Una trabajadora social podrá proporcionarle toda la información que necesite.
  • Si la evolución de la enfermedad no le permite seguir viviendo en el hogar, en qué tipo de centro residencial le gustaría vivir.

Planificar el futuro con alzhéimer: los asuntos legales y financieros 

  • Se debe designar a la persona que se encargará de administrar las finanzas del paciente. Es conveniente hablar con un abogado para que les asesore sobre si la mejor opción es hacer un poder notarial. Si es así, hay que acudir a un notario para crear un poder que permita a esta persona ocuparse del día a día, como acudir a los bancos, atender su correo, tomar decisiones sobre sus cuidados médicos, ventas, compras, gestión de herencias e ingreso en un centro residencial si fuera necesario. Este poder podría evitar que los familiares tuvieran que iniciar en un futuro un proceso judicial para su incapacitación.
  • Su representante financiero debe estar atento a los cambios cognitivos que pueda sufrir para impedir que pueda tener problemas para administrar su dinero. Con el fin de proteger sus intereses, se le puede proporcionar pequeñas cantidades de dinero en efectivo o limitar el crédito en las tarjetas y encargarse de administrar sus gastos.
  • Puede encargarse de domiciliar los gastos fijos para que el paciente no tenga que encargarse de los pagos.
  • Debe planificar los costes que conllevará los cuidados que va a requerir, tanto en el hogar como en un centro de día o en un centro residencial, en el caso de que fuera necesario.
  • Estudiar con una trabajadora social qué tipo de ayudas podría solicitar.

Planificar el futuro con alzhéimer: final de vida

  • Realizar la Declaración de Voluntad Vital Anticipada para que la persona tome sus propias decisiones sobre qué cuidados médicos desea recibir en el caso de que no pueda expresar personalmente su voluntad. Existe un Registro de Voluntades Vitales Anticipadas (RVA) en cada comunidad autónoma, que a su vez está vinculado con el Registro Nacional de Instrucciones Previas (RNIP), en el que la persona puede dejar registrada su declaración. También se puede hacer a través de la trabajadora social del centro de salud o del hospital.
  • Si la situación clínica del paciente empeora, debe decidir si le gustaría ser trasladado a un hospital o si prefiere fallecer en su domicilio o en un centro residencial.
  • Hacer testamento para que se respete su voluntad sobre cómo se distribuirán sus bienes y su patrimonio después de que haya fallecido.
  • Si lo desea, indique cómo quiere organizar su funeral y su entierro. Su planificación puede proporcionar sosiego tanto a usted como a su familia.

Referencias:

-Ayudar a planificar el futuro: Respetando la autonomía en la incapacidad. SemFYC (Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria)

-Planificación después de un diagnóstico de demencia. Alzheimers.gov

-Planificación para el futuro después de un diagnóstico de demencia. Familydoctor.org

-Planificación anticipada para los cuidados de salud. National Institute on Aging.

-Planificación legal y financiera para personas con demencia. National Institute on Aging.

-Cuidados durante la primera etapa. Alzheimer’s Association.

Fecha de publicación: 16 mayo 2024

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares. En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc. que se citarán únicamente con finalidad informativa. La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

¿TE AYUDAMOS?

Estamos a tu lado para ayudarte a buscar soluciones que se adapten a ti y a tu familiar.

01

Residencias mayores

Estancias temporales y permanentes con equipo médico propio para que tu familiar esté siempre bien cuidado.

02

Aprende cómo cuidar en el hogar

Nuevo curso online creado por expertos de Sanitas Mayores. Adquiere la base y herramientas principales. ¡Contrátalo ahora por solo 149 €!

03

Servicios a domicilio

Amplia oferta de servicios de especialistas a domicilio para que tu familiar esté en las mejores manos: cuidadores, fisioterapeutas, enfermería…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Campos obligatorios

Artículos relacionados