Te enseñamos

Severa

La melatonina podría mejorar el insomnio

Las personas con esta enfermedad tienen esta hormona en unos niveles más bajos

El insomnio es uno de los problemas más frecuentes que afecta a las personas con demencia, pero también a los cuidadores,  que les obliga a estar pendientes de ellos, lo que les genera una sobrecarga de trabajo.
 
Este trastorno se produce porque este tipo de pacientes sufren una serie cambios cerebrales degenerativos, como la pérdida de neuronas y el deterioro funcional del núcleo supraquiasmático, que se ocupa de establecer los ritmos circadianos (reloj biológico humano que regula las funciones fisiológicas del organismo para que sigan un ciclo regular respetando los estados de sueño y vigilia).

Nuestro reloj biológico se ajusta utilizando una serie de señales horarias, entre las que se encuentra la luz. La luz llega a los ojos, a través del nervio óptico, el cual conduce al núcleo supraquiasmático (SCN), ubicado en la región del hipotálamo del cerebro, situada justo detrás de los ojos. Cuando no hay luz, la glándula pineal se encarga de producir una hormona llamada melatonina cuya función es lograr adormecer a la persona. Cuando la luz entra en los ojos, la glándula pineal deja de producir melatonina.

Con la edad la producción de melatonina disminuye. Pero esos niveles todavía son menores entre las personas con enfermedad de Alzheimer. De hecho, en las primeras etapas de la enfermedad, la reducción de melatonina es un marcador que puede alertar sobre la existencia de esta patología. Los cambios en la secreción de melatonina contribuyen a que se produzca una interrupción en el sueño de los pacientes y a que por la noche se muestren más inquietos. Los pacientes con alzhéimer, que presentan este tipo de problemas para dormir, no solo generan menos niveles de melatonina, también presentan irregularidades en el patrón que sigue esta hormona.

Entre los tratamientos que se han analizado para compensar esas irregularidades se encuentran la melatonina y la luz. De hecho, en uno de los estudios analizados en la revisión Aspectos clínicos de la intervención de la melatonina en la progresión de la enfermedad de Alzhéimer se señala que el tratamiento combinado de luz brillante más melatonina atenúa el deterioro cognitivo y mejora el sueño de los pacientes ancianos.

Al final de la tarde o al anochecer, muchos de estos pacientes muestran una capacidad reducida para mantener la atención a los estímulos externos, tienen un pensamiento y habla desorganizados, están más agitados, deambulan, tienen comportamientos físicos repetitivos y trastornos, tanto emocionales como en la percepción. La exposición al sol, en las fases en que se cambia el ciclo sueño/vigilia, mejoró los síntomas que muestran estas personas al anochecer.

En cuanto a los efectos de la melatonina, en un ensayo clínico multicéntrico, aleatorizado y controlado con placebo se evalúo la eficacia de esta sustancia en pacientes con alzhéimer. Para ello, se tomaron 157 pacientes con alzhéimer y se dividieron en tres grupos: los que recibieron placebo (sustancia inocua), los que fueron tratados con 2,5 mgr de melatonina de liberación prolongada y los que tomaron 10 mgr de melatonina. Todos ellos recibieron diariamente el tratamiento durante dos meses. El estudio muestra que la melatonina facilitó el sueño en cierto grupo de individuos. Sin embargo, cuando se analizó en conjunto el tiempo total de sueño nocturno y la disminución de los periodos en los que el paciente se despierta, solo aparecieron tendencias en los grupos que recibieron melatonina. Pero, en las medidas subjetivas, las valoraciones que hacen los cuidadores sobre la calidad del sueño, se observó una mejoría significativa en el grupo de la melatonina, que recibió 2,5 mgr de liberación prolongada, en comparación con placebo.

En la revisión se apunta que las grandes diferencias observadas entre los pacientes, que padecen una enfermedad neurodegenerativa, pueden ser la razón de los erráticos resultados observados con la melatonina en personas que han desarrollado completamente la enfermedad de Alzhéimer. También señala que la melatonina no actúa como una pastilla para dormir, sino como un fármaco que intenta regular los ritmos biológicos.
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Campos obligatorios

Artículos relacionados