Te enseñamos

Moderada 2 enero de 2020

La estimulación cognitiva, una terapia para mantener las capacidades del paciente con demencia

Para lograr una mayor involucración, es preciso adaptar el programa a las capacidades que se mantienen y a las circunstancias personales

La terapia de estimulación cognitiva consiste en un conjunto de actividades cuyo objetivo es mantener las capacidades cognitivas de la persona con demencia. Para conseguir una mayor involucración del paciente es preciso adaptar el programa a las capacidades que conserva y a sus circunstancias personales. En esta entrevista, nuestra experta, Lidia Bataller, explica cómo lleva a cabo la adaptación de esta terapia a los pacientes que atiende en el programa En Casa Contigo.

-¿En qué consiste un programa de estimulación cognitiva?

Un programa de estimulación cognitiva es un conjunto de estrategias y tácticas enfocadas a mantener o mejorar las capacidades cognitivas de una persona. A través de ejercicios, buscamos mantener las funciones ejecutivas (procesos mentales que nos permiten planificar, mantener la atención, recordar instrucciones y compaginar múltiples tareas) de ese paciente. Pueden ser ejercicios para trabajar la memoria, mantener la atención, las praxias …

-¿Qué es una praxia?

 Hay diferentes tipos de praxia. Por ejemplo, una praxia (realización de movimientos específicos para lograr un objetivo) puede ser cuando le dices a una persona con demencia que levante los brazos y esa persona no te entiende. Con un programa de estimulación cognitiva lo que hacemos es trabajar estas capacidades.

-¿Podría concretarnos más el tipo de objetivos que se persigue con esta terapia?

El objetivo es mantener las capacidades cognitivas residuales que tiene esa persona. En otras palabras, se trata de mantener lo que la persona todavía conserva. Nunca nos enfocamos en lo que ha perdido, porque si nos centramos en ello, lo que haremos es provocarle frustración. Nuestro objetivo es ralentizar, en la medida de lo posible, el deterioro cognitivo.

Sabemos que la demencia es una patología progresiva y que no hay una cura, pero mediante el diseño de este tipo de programas conseguimos mantener activo el cerebro de esa persona. Imaginemos un adulto con deterioro cognitivo que está en casa, que no habla, que solo ve la televisión. Esa persona, si no ejercita las capacidades que tiene, las perderá antes. Con este tipo de terapia no farmacológica lo que intentamos es mantener lo que esa persona ha preservado y ralentizar lo más posible la evolución de esa enfermedad.

-¿Es recomendable la estimulación cognitiva para todo tipo de paciente, independientemente, del tipo de demencia que tenga?

Cada individuo es diferente, y aunque hay distintos tipos de demencia con diferentes síntomas, siempre tenemos que adaptar la terapia a la persona de forma individual para que su efecto sea lo más significativo posible, y así podamos conseguir un rol activo por parte del paciente.

Nosotros recomendamos siempre este tipo de programas, incluso, para conseguir un envejecimiento activo. Es decir, en personas que no hayan desarrollado ninguna patología. Para aquellos que sean mayores de 65 años, estas actividades harán que se mantengan activos.

En el momento en que ya nos dicen que hay un deterioro cognitivo, es decir, que tenemos un diagnóstico, lo ideal es que esa persona cuente de forma temprana con una estimulación cognitiva para mantener sus capacidades. Pero también es importante si se imparte de forma tardía para mantener lo que se ha conservado. Cuando me refiero a una etapa tardía, estoy pensando en un deterioro cognitivo moderado.

-¿Qué efecto ha observado en los pacientes que han recibido este tipo de terapia?

 Con los pacientes con los que trabajo, sobre todo, cuando aplico este tipo de terapias en el domicilio, es decir, que hablamos de un tratamiento individual, una de las cosas de las que me siento más satisfecha es de la predisposición que acaban teniendo para realizar este tipo de terapia. Al principio, lo que me suelo encontrar es una reticencia a participar. Por eso, el primer paso es ganarte la confianza de esa persona.

Por ejemplo, uno de mis pacientes tiene una demencia de Korsakoff provocada por el alcoholismo. Para mí era todo un reto conseguir que esa persona participara porque que tiene un alto nivel cultural: es un profesor de universidad. Además, es una persona que sale constantemente a la calle, que algunas de sus capacidades están muy afectadas por la demencia y que, además, mantiene el hábito tóxico del alcohol. Para empezar, era un reto que aceptara mi presencia y, luego, conseguir que mantuviera la atención durante 50 minutos y que participara en los ejercicios. Sin embargo, poco a poco, ha ido realizando los ejercicios y cada vez tiene una mayor predisposición. No puedo hablar de mejoras porque tiene una gran afectación. Pero he conseguido que confíe en mí y que asuma un rol activo. De hecho, se intenta comunicar más, a pesar de que su lenguaje está muy afectado.

-¿Cómo ha conseguido motivar al paciente?

Los ejercicios sirven para activar las distintas funciones cognitivas del cerebro, pero hay que adaptarlos al usuario teniendo en cuenta sus características personales. Este paciente es alemán y trabajaba como profesor de Universidad de Traducción Literaria. Comencé a trabajar ese aspecto porque era una parte de su vida que había sido muy significativa para él. Durante la terapia lo que hacíamos era traducir palabras. Decía, por ejemplo, una palabra en alemán y luego otra en español. Este ejercicio le gustaba bastante porque él veía que me estaba enseñando. Compartía conmigo cosas que había hecho en el pasado. Logré que tuviera mucha predisposición. De hecho, intentaba razonar la respuesta.

-¿Cómo logra que el paciente no se distraiga?

Para mantener atención del paciente, este tipo de sesiones tienen que ser muy dinámicas. Hay que tener mucha capacidad de improvisación, porque aunque te lleves preparada la sesión, igual el usuario tiene un mal día, y tienes que buscar otras opciones que te funcionen. Otro aspecto muy importante es cómo acabas la sesión. Siempre intento finalizar la terapia con algún ejercicio en el que el paciente no tenga dificultades, que lo realice bien, para que de esta manera aumente su autoestima y se sienta satisfecho.

6 Comentarios

  • ME GUSTARIA SABER COMO AYUDAR A MI ESPOSO CON ESTAS TERAPIAS. TIENE DFT. ESTÁ CON ENFERMERAS TODO EL TIEMPO, PERO DICEN QUE NO COLABORA CUANDO INTENTAN HACERLE VER TV O CONTAR O DECIR LOS COLORES; COSAS SENCILLAS. LO ÚNICO QUE LO DISTRAE, ES LA MUSICA.

    • Querida Paola, las terapias cognitivas son actividades guiadas por un profesional con el objetivo de mejorar las funciones cognitivas y preservar o enlentecer la pérdida de estas capacidades. Estos objetivos se pueden conseguir con diferentes técnicas (taller de memoria, reminiscencias, taller funcional etc) pero lo más importante y lo que supone más del 70 % del éxito del tratamiento es la vinculación del usuario con la terapia. Es decir, que la actividad que se proponga le guste, le motive, le enganche…. eso es lo más importante de todo. Por lo que la pregunta que te deberías hacer primero es: A mi marido ¿qué es lo que más le ha gustado en la vida? ¿Qué es lo que le encantaba hacer? Si le gusta la música, puede que ésta sea la llave para iniciar luego otras terapias…. Lo más importante es conocer la historia de vida de tu marido para poder adaptar las actividades a sus gustos. Un cordial saludo

  • Los planes médicos, junto con los Neurólogos debería, referir o tener este programa de terapias y de ayuda para los pacientes y familiares. Existe en Puerto Rico algún programa de terapias individual.

    • Querida Jannette. Lamentablemente, no te podemos ayudar porque desconocemos cómo se trata el alzhéimer en Puerto Rico. Lo único que te podemos sugerir es que acudas a un neurólogo o a un médico de Atención Primaria de tu país y les hagas esta consulta. También puedes buscar en internet asociaciones de familiares de personas con alzhéimer de tu país. Las asociaciones de pacientes suelen tener mucha información. Un cordial saludo

  • En mi experiencia profesional de Cuidados De personas dependientes severas!!! Se ve la capacidad de la empatía y fortaleza de la paciencia no es fácil lo sé, pero tampoco DIFÍCIL!!! Es un trabajo que tiene mucha demanda emocional Dar amor, seguridad, compania y entendimiento te llena el alma de regocijo y felicidad….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 1 =

* Campos obligatorios

Artículos relacionados