Te enseñamos

Moderada

¿Cuál es la demencia más desconocida?

Trastorno Frontotemporal

Con el término demencia frontotemporal se denomina a un diverso grupo de trastornos que afectan principalmente a los lóbulos frontal y temporal del cerebro. El lóbulo frontal es la zona del cerebro que está situada detrás de la frente y que se encarga de controlar el comportamiento y las emociones. En la parte frontal de lado izquierdo se encuentran las zonas que se encargan del lenguaje. Los lóbulos temporales están en ambos lados del cerebro, por encima de los oídos. Son responsables de la percepción auditiva, la memoria, el habla, la compresión del lenguaje, las respuestas emocionales, la precepción visual y el reconocimiento facial. 
 
La demencia frontotemporal es la más desconocida y la que, a veces, se confunde con un trastorno psiquiátrico. Se estima que es responsable de un 10% de todos los casos de demencia y afecta a los más jóvenes. Aparece, generalmente, entre los 40 y los 75 años.
 
Se produce por diversas causas, pero todas ellas implican una acumulación anormal de proteínas en el cerebro. Estas proteínas se agrupan y resultan tóxicas para las células cerebrales, que finalmente mueren y provocan que las áreas afectadas reduzcan su tamaño. La razón de por qué estas proteínas anormales se acumulan no se entiende del todo todavía, aunque en algunos casos se debe a una mutación genética. Hasta el 30% de las personas con demencia frontotemporal tienen antecedentes familiares.
 
Los síntomas varían, según las partes de los lóbulos que estén atrofiadas. Algunas personas experimentan cambios de personalidad y adoptan comportamientos socialmente inapropiados. Se pueden volver impulsivos o insensibles, mientras que otras pierden la capacidad de utilizar el lenguaje.
 
Síntomas
La Asociación de Alzheimer de UK clasifica los signos más comunes en tres grupos:

-Cambios de comportamiento.
Los pacientes se vuelven desinhibidos. Tienen comportamientos inadecuados y actúan de una forma impulsiva. Por ejemplo, hacen comentarios inapropiados sobre el aspecto de una persona.
Pierden interés por las personas y por las cosas. No están tristes, pero carecen de motivación.
No muestran empatía. Pierden interés y son menos afectuosos,  lo que les hace parecer egoístas y fríos. En un caso, recogido por el Instituto Nacional de Envejecimiento de EEUU, se describía como un paciente, a medida que avanzaba la enfermedad, se volvía menos cariñoso con su esposa y su hijo pequeño.
Tienen comportamientos repetitivos. Pueden repetir gestos, frases y mostrarse obsesivos con el tiempo.En la mesa, no guardan los modales y comen dulces y grasas con ansiedad. Se dan atracones de comida basura o se emborrachan o no paran de fumar. Un paciente con este tipo de enfermedad tiene problemas para organizarse y para tomar decisiones.
 
– Problemas con el lenguaje.

En otro tipo de demencia frontotemporal, los síntomas iniciales se manifiestan con problemas en el lenguaje. Pierden fluidez (sufren de aphasia, es decir, pérdida de lenguaje).
Se muestran lentos y dudan al hablar. El paciente puede tartamudear antes de encontrar la palabra correcta o puede equivocarse al pronunciarla.
Errores gramaticales. Al no utilizar las preposiciones o los artículos tienen una forma de hablar telegráfica.
Tienen dificultad para entender las frases complejas, pero no las palabras.
Otras veces, la enfermedad les afecta de una forma distinta. No pierden fluidez, pero pierden vocabulario y olvidan el significado de algunos objetos. 
Preguntan el significado de objetos familiares. Por ejemplo: ¿qué es un tenedor?
Tienen problemas para encontrar las palabras y utilizan descripciones. Para referirse a un cuchillo, pueden decir: “es una cosa que sirve para comer y corta”. También pueden utilizar palabras menos concretas. Por ejemplo: animal en vez de gato.
Tienen dificultad para reconocer personas y objetos familiares.
En la fase inicial, en este tipo de demencia, en la que el lenguaje está afectado, el paciente puede tener bien otras funciones mentales, como la memoria, la capacidad visual y espacial y la habilidad para organizar o planear.

-Trastornos de movimiento
Según la Clínica Mayo, en esta enfermedad hay un subtipo que se caracteriza por manifestar trastornos en el movimiento similares a los que sufren los pacientes de Parkinson.
Temblor, rigidez, espasmos musculares, falta de coordinación, dificultad para tragar y debilidad muscular.
 
 
 

2 Comentarios

  • Gracias. Me ayuda mucho. Es el caso M Elena, tiene 84 años y comenzó después de una intervención quirúrgica. Lo que me preocupa es su inquietud.
    Cuando se agudizaron sus olvidos, se le hizo una resonancia, y apareció una zona frontal izquierda con restos de un accidente vascular antiguo, que no se percibió (había restos de hemosiderina)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Campos obligatorios

Artículos relacionados