Te enseñamos

Leve

Equipo de expertos para abordar el alzhéimer

Una vez que se recibe el diagnóstico, es conveniente saber qué profesionales pueden ayudar a la persona a retrasar la enfermedad

Una vez que conocemos que nuestro ser querido tiene alzhéimer, el siguiente paso es saber qué expertos nos podrán ayudar a abordar esta enfermedad. Aquí analizamos las funciones de los distintos especialistas y cómo podrán contribuir a que nuestro ser querido tenga una mayor calidad de vida. Desde el médico de Atención Primaria, al neurólogo, el neuropsicológo, el fisioterapeuta o el terapeuta ocupacional.

El neurólogo te acaba de comunicar que tu ser querido sufre alzhéimer. Tras el shock de los primeros días, un día te levantas y te preguntas: “y ahora qué”.

En esta serie de artículos, vamos abordar los distintos aspectos de los que hay que ocuparse para hacer frente a la enfermedad. Uno de ellos es cómo formar un equipo de profesionales que os acompañarán a medida que el alzhéimer vaya avanzando.

Estos expertos conseguirán que la enfermedad evolucione más despacio, lo que supondrá que tu familiar pueda tener una mayor calidad de vida. Y no solo él, también, tú, como cuidador.

Médico de Atención Primaria: cuál es su papel en el tratamiento del alzhéimer

En cuanto nuestro ser querido muestre los primeros síntomas, la primera persona a la que tenemos que acudir es al médico de Atención Primaria.

Entre los primeros signos que podemos haber detectado se encuentran:

  • Pérdida de memoria
  • Dificultad para llevar a cabo las tareas diarias
  • Perder cosas y ser incapaz de volver sobre sus pasos para encontrarlas
  • Problemas para seguir una conversación
  • Dificultad para orientarse en lugares conocidos o para tener una noción correcta del tiempo
  • Problemas para calcular las distancias. Por ejemplo, conduciendo
  • No tener buen juicio a la hora de tomar decisiones

El médico de Atención Primaria se encargará de confirmar el diagnóstico mediante un sistema de exclusión. Es decir, irá descartando otras posibles enfermedades. Por ejemplo, un trastorno de tiroides, un ictus o un tumor cerebral. Hará pruebas para comprobar si la persona tiene insuficiencia de vitamina B12. También analizará si la persona sufre estrés, ansiedad o depresión porque muchos de los síntomas asociados con estos trastornos se podrían confundir con los que produce este tipo de demencia.

Tras analizar las diferentes pruebas y la historia médica, es posible que le remita a un neurólogo, quien se encargará de hacer un diagnóstico con más precisión. Una vez que el especialista le haya confirmado que sufre alzhéimer, el médico de Atención Primaria se encargará de coordinar los distintos tratamientos que la persona reciba.

El alzhéimer es una enfermedad que afecta a todo el organismo. Por eso, es muy posible que este médico tenga que derivarle a otros especialistas, en función de las afecciones que pueda contraer, como un neumólogo, un urólogo, un internista, un nutricionista y la unidad de disfagia, entre otros.

Los expertos recomiendan acudir al médico de Atención Primaria una vez al año para detectar factores de riesgo, como la presión arterial alta, en nivel de azúcar en sangre y el colesterol.

Dado que la enfermedad de Alzheimer todavía no tiene curación, muchas personas dudan sobre la utilidad de acudir al médico. Sin embargo, si la persona presenta un deterioro cognitivo leve, tomando las medidas adecuadas se puede retrasar la evolución de la enfermedad. Además, los últimos medicamentos que acaban de aprobarse han demostrado ser eficaces para retrasar la enfermedad si se actúa cuando se encuentra en una fase inicial.

Neurólogo: cómo actúa en el alzhéimer

Es posible que su médico de Atención Primaria le derive a un neurólogo. Este especialista se encarga de diagnosticar, tratar y controlar los trastornos del cerebro y del sistema nervioso. En este caso, sería conveniente que una de sus especializaciones fuera la demencia.

El neurólogo se encargará de evaluar el estado mental del paciente, su visión, el habla, el nivel de fuerza, la coordinación y su forma de andar. Puede hacer pruebas para evaluar la memoria y la capacidad de razonamiento de la persona.

Mediante estos test, el médico podrá saber qué actividades todavía podrá llevar a cabo la persona, como si es capaz de tomarse la medicación o de administras sus finanzas.

También pedirá análisis de laboratorio para descartar otros trastornos. Si tiene dudas sobre el diagnóstico puede pedir un análisis del líquido cefalorraquídeo para medir los niveles de proteína amiloide y de tau. Sus niveles están relacionados con la enfermedad de Alzheimer.

Es posible que también solicite pruebas de imagen del cerebro del paciente para descartar que exista un ictus o un tumor. La tomografía computerizada hace fotografías que permiten detectar estas lesiones. Las imágenes obtenidas por resonancia magnética descubren las mismas lesiones, pero el nivel de detalle es mayor.

Las pruebas de imagen no permiten detectar por sí solas si existe enfermedad de Alzheimer. Por eso, también se realizan los test.

Tras el diagnóstico, el paciente deberá saber:

  • El tipo de demencia que sufre y cómo le va a afectar.
  • Que prueba, tratamiento, actividad y terapia pueden ayudarle.
  • Qué médico va a coordinar su tratamiento.
  • En caso de que conduzca, si lo puede seguir haciendo.

Neuropsicólogo: cómo puede ayudar a la persona con alzhéimer

Se trata de un psicólogo especializado en comprender la relación entre el cerebro, el comportamiento de la persona, las capacidades cognitivas y las emociones que tiene la persona.

La evaluación neuropsicológica del paciente comienza con una entrevista clínica para saber qué dificultades está experimentando el paciente. Esta información se completa con un encuentro con un miembro de la familia que le conozca mucho.

Estos profesionales también realizan pruebas para determinar el tipo y el nivel de deterioro que sufre el paciente. Intentan averiguar cómo ha afectado a su vida los cambios cerebrales que ha experimentado y qué terapias podrían ayudarle a mantener las capacidades que todavía conserva.

Las pruebas pueden durar entre una hora y media y dos horas. Durante la sesión hay descansos.

La información obtenida, además de proporcionar un conocimiento de cómo se encuentra el paciente en esos momentos, sirve para hacer un seguimiento sobre cómo evoluciona la enfermedad en la próxima revisión.

Geriatra: qué papel tiene en el tratamiento del alzhéimer

Su función es similar a la de un médico de Atención Primaria, pero especializado en el diagnóstico y tratamiento de personas mayores. Esta opción complementaría al médico de Atención Primaria.

Psiquiatra

Si el paciente tiene problemas de conducta, como dificultades para calmarse o para controlar su ira, un psiquiatra podría coordinarse con el neurólogo para encontrar el mejor tratamiento.

Fisioterapeuta

Puede ayudar al paciente a mantener su movilidad mediante un programa de ejercicios que trabajen el equilibrio y la fortaleza. A medida que la enfermedad avanza, aumentarán las posibilidades de que la persona sufra una caída debido a la confusión y a la pérdida de estabilidad.

Además, los pacientes con alzhéimer pueden desarrollar otras afecciones relacionadas con el envejecimiento, como la artrosis o la osteoporosis. Estas patologías pueden empeorar si se limita el ejercicio. Los fisioterapeutas, mediante un programa de ejercicios personalizado, pueden fortalecer los huesos y los músculos.

Si el paciente se acostumbre a practicar ejercicio, será más fácil que lo siga haciendo cuando la enfermedad avance y su movilidad se vea más limitada. El ejercicio continuado aumentará su calidad de vida.

Terapeuta ocupacional

El principal objetivo de un terapeuta ocupacional es contribuir a que la persona con alzhéimer pueda seguir siendo independiente durante más tiempo.

Para ello, diseñará una serie de acciones:

  • Adaptará el entorno a sus necesidades para que sea más seguro y sencillo.
  • Practicará con el paciente las habilidades básicas para que pueda continuar haciéndolas.
  • Modificará la forma en que la persona lleva a cabo las tareas para que pueda continuar haciéndolas por sí misma.
  • Diseñará rutinas para que las actividades diarias le sean más fáciles.
  • Trabajará las habilidades de comunicación para facilitar la relación social, la capacidad de razonamiento y las capacidades cognitivas.
  • Educará a los cuidadores y a los familiares sobre cómo deben apoyar a su ser querido.

Trabajadora social

Estos profesionales se ocupan de evaluar las necesidades que tiene una persona para determinar qué servicios pueden ayudarles. Para ello, diseñan un plan de apoyo personalizado y definen los perfiles de los profesionales que necesita esa persona para poder tener una buena calidad de vida.

También se ocupan de orientar a la familia sobre las ayudas que pueden solicitar para tener acceso a los servicios. Por ejemplo, les sirven de guía a través de la Ley de la Dependencia.

Los trabajadores sociales se encuentran en los centros de salud, en los hospitales, en los ayuntamientos y en los centros residenciales. El servicio de cuidados a domicilio de Sanitas, bluaU Senior, también cuenta con trabajadores sociales que les pueden orientar.

Referencias:

-Diagnosticar enfermedad de Alzheimer. Clínica Mayo.

-Diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer. Brigham and Women’s Hospital

-¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Alzheimer? Health.

-Physical Therapy for Osteoporosis. Healthline

-Social care professionals. Alzheimer’s Society

-¿Qué es una Evaluación Neuropsicológica? Hebrew Senior Life. Harvard Medical School Affiliate.

 

Fecha de publicación: 18 enero 2024

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares. En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc. que se citarán únicamente con finalidad informativa. La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

¿TE AYUDAMOS?

Estamos a tu lado para ayudarte a buscar soluciones que se adapten a ti y a tu familiar.

01

Residencias mayores

Estancias temporales y permanentes con equipo médico propio para que tu familiar esté siempre bien cuidado.

02

Aprende cómo cuidar en el hogar

Nuevo curso online creado por expertos de Sanitas Mayores. Adquiere la base y herramientas principales. ¡Contrátalo ahora por solo 149 €!

03

Servicios a domicilio

Amplia oferta de servicios de especialistas a domicilio para que tu familiar esté en las mejores manos: cuidadores, fisioterapeutas, enfermería…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Campos obligatorios

Artículos relacionados