Te enseñamos

Leve

El Mini Mental ayuda a detectar el alzhéimer

Este test contribuye a evaluar el deterioro cognitivo en diez minutos

Al principio te dices, es solo un despiste, cosas de la edad. Pero a esos despistes les siguen otros. Por ejemplo, tu madre, de repente, no sabe salir de una habitación en la que se ha quedado encerrada. En otras ocasiones, le has sorprendido tirando basura por la ventana. O te has dado cuenta de que no sigue los argumentos de los programas de televisión que le gustaban. Entonces, comienzas a preocuparte. Pero antes de llevarla al médico, te gustaría asegurarte de que realmente algo va mal. Es entonces cuando puedes utilizar el test Mini-Mental State Examination (MMSE), una prueba para detectar el alzhéimer u otros trastornos cognitivos en adultos mayores cuya administración lleva aproximadamente unos 10 minutos.

Este test evalúa la habilidad cognitiva para desarrollar las actividades de la vida diaria. Sirve para medir la orientación, tanto respecto al tiempo como al espacio; la capacidad para concentrarse; la memoria a corto plazo; si se es capaz de nombrar objetos comunes; repetir expresiones; poder leer y seguir instrucciones escritas; ser capaz de escribir una frase, dibujar un diagrama o seguir varias indicaciones orales.

El Mini-Mental se puede utilizar en varios escenarios: en la casa de los pacientes, en las consultas de los médicos y en los centros de larga estancia, entre otros. Con esta herramienta los médicos pueden hacer un seguimiento de los cambios que tiene el paciente, pero también, los familiares. Por ejemplo, si el paciente ha experimentado cambios en la memoria; si el paciente telefonea varias veces para obtener la misma información; si se equivoca sobre el día y la hora que es; si se olvida de la indicaciones que recibe, y las necesita repetir o escribirlas varias veces para poder seguirlas; si tiene problemas para seguir un tratamiento o si se pierde cuando conduce. Cuando la pérdida de memoria es progresiva o comienza a afectar al comportamiento o a las funciones que desarrolla esa persona, se podría evaluar al paciente con este instrumento.

Según un articulo sobre el uso y la interpretación del test Mini Mental, publicado en el periódico de la Sociedad de médicos de familia de Canadá, para obtener unos datos válidos, los médicos, cuando administran este test, deberían seguir unas guías estandarizadas.

Los doctores deben tener en cuenta que los pacientes pueden tener una discapacidad que les impida llevar a cabo este test. Es el caso de un paciente ciego que no podrá identificar un reloj o un bolígrafo o leer unas instrucciones o escribir una frase o copiar una figura geométrica. También podrían tener problemas para realizar este test las personas que, tras sufrir un ictus, tienen afectada la movilidad de las manos. En estos casos, la parte del test que pide al paciente seguir una instrucción en tres pasos podría ser adaptada por otra que le resultara más fácil.

Existen otros factores, como la edad y el nivel educativo, que también podrían influir en la evaluación final del test. Las puntuaciones que evalúan el estado mental de adultos de edades similares variará en función de sus estudios. Un paciente de 78 años, con cuatro años de educación, obtendrá un nivel más bajo que otro de la misma edad con un título universitario.

Los pacientes con estudios superiores, a veces, obtienen puntuaciones más altas que las que deberían tener en relación a las funciones que pueden desarrollar. Por ejemplo, un agricultor que apenas haya acudido al colegio, puede puntuar más bajo en el test y, sin embargo, ser capaz de llevar su granja perfectamente. A pesar de obtener un nivel más bajo del que se considera normal, él probablemente no tenga un deterioro cognitivo serio.

También hay pacientes que, por estar atravesando por una depresión o por estar sufriendo una enfermedad grave o por sufrir una deshidratación o por tener dolores o delirios, podrían obtener una puntuación más baja que lo que su capacidad funcional pudiera sugerir.

En un estudio, diseñado para medir la efectividad de este test en la detección del deterioro cognitivo en Atención Primaria, se concluye que el Mini Mental tiene una utilizad discreta y que ésta no mejora aunque se corrigen las puntuaciones para tener en cuenta la edad y el nivel educativo del paciente. Por eso, es conveniente utilizar este test como una herramienta orientativa.

Resultados

Esta prueba se puede descargar en la página principal de Cuidar Bien. A lo largo del test se especifica de forma muy sencilla los puntos que obtendrá cada respuesta que proporcione su ser querido. Si, tras contestar a todas la preguntas, la puntuación total es mayor o igual que 27, quiere decir que la actividad cognitiva de su ser querido es normal. Si los resultados son igual o están por debajo de 24, quiere decir que hay una sospecha de que podría haber un proceso patológico. Si los resultados se encuentran entre 12 y 24, significa que hay un deterioro cognitivo. Cuando la puntuación está entre 9 y 12, el diagnóstico es demencia.

Pero es importante no olvidar que este test solo servirá para compartir nuestra preocupación con el médico, y que será él, mediante las pruebas diagnósticas que estime conveniente, quien podrá diagnosticar o no un deterioro cognitivo a nuestro ser querido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Campos obligatorios

Artículos relacionados