Te enseñamos

Severa

El exceso de glutamato es tóxico para el cerebro

Memantina

Cada vez que intentamos aprender o memorizar algo, el glutamato tiene un papel destacado en nuestro cerebro.  Pero este neurotransmisor -sustancia química que se encarga de que la información de una neurona llegue a la siguiente-  en grandes cantidades se convierte en un elemento tóxico para el cerebro y contribuye a que las neuronas mueran. Tener unos niveles elevados de glutamato en la hendidura sinàptica –espacio microscópico extracelular que se encuentra entre dos terminaciones nerviosas es una de las razones por la que las personas con alzhéimer tienen dificultades para aprender y recordar cosas nuevas.  Un tratamiento, la memantina, actúa metiendo en cintura al glutamato, al regular su acción sobre sus receptores específicos (llamados NMDA), lo que ayuda a reducir la pérdida de memoria y los problemas para pensar que presentan las personas con demencia en fase de moderada a severa.
 
¿Qué efectos tiene la memantina?
“En los estudios se ha visto que mejora el rendimiento cognitivo del paciente a los seis meses de tratamiento. También actúa sobre la conducta. En general, el rendimiento funcional del paciente que tomaba memantina es mejor a los seis meses que el de las personas que no lo tomaban. Concretamente, lo que observamos es que el paciente tiene algo más de iniciativa. Por ejemplo, cuando se le ayuda, el enfermo colabora más o se relaciona más con los demás”, asegura la neuróloga Cristina Fernández.
 
¿Hasta cuándo se le mantiene el tratamiento?

“Generalmente, yo lo mantengo siempre, salvo que sea evidente que el paciente ha comenzado a empeorar mucho a pesar del tratamiento. Incluso, cuando el paciente tiene una demencia severa y piensas que la medicación no le está haciendo nada,  en ocasiones vemos que si se le retira la persona empeora. Hay que tener en cuanta que la memantina también puede ayudar a controlar la conducta”.
 

¿Cómo se administra?
“Se comienza con una dosis de 5 mg en el desayuno y se va aumentando progresivamente, cada semana, 5 mgr hasta llegar a 20 mg. De esta manera, se suele tolerar bien”.
 
Efectos secundarios e interacciones.
“Si aparecen efectos secundarios hay que reducir la dosis y, si el paciente no mejora, se debe suspender el tratamiento. En cuanto a las interacciones, con los alimentos no hay que tener ningún cuidado. Y con los medicamentos, en algunos casos puede favorecer la aparición de efectos secundarios, por lo que se debe estar más vigilante, pero ninguno está especialmente contraindicado. En general, es un medicamente bien tolerado”.
 
Hay que tomar precauciones…
“Si el paciente tiene una insuficiencia hepática grave, entonces no se recomienda. En caso de presentar una insuficiencia renal moderada-severa, es preciso ajustar la dosis”.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Campos obligatorios

Artículos relacionados