Te enseñamos

Leve 6 febrero de 2020

Cómo medir el grado de dependencia física con el índice Barthel

Esta escala nos permite evaluar el nivel de independencia del paciente con demencia a la hora de realizar las actividades básicas de la vida diaria (AVD).

El índice Barthel nos ayuda a saber hasta qué punto nuestro ser querido necesita ayuda a la hora de realizar las actividades básicas de la vida diaria. Una evaluación que permitirá al terapeuta ocupacional diseñar un plan a su medida.

Las actividades básicas de la vida diaria son aquellas en las que ni tan siquiera pensamos, las que consideramos tan inherentes a nuestra propia existencia que no nos damos cuenta de la importancia que tienen. Tan solo cuando no podemos realizarlas caemos en cómo esa dependencia limita nuestra vida.

Ser capaz de comer por uno mismo, decidir cuando quieres tomar una ducha, cuando vestirte, cuando realizar actividades tan íntimas, cómo utilizar el inodoro, y cuando quieres salir de casa para hacer un recado o dar un paseo son actividades “humildes”, pero cuando las pierdes minan tu autoestima como un misil.

A medida que la demencia avanza, estas actividades básicas se convertirán en un artículo de lujo. La persona diagnosticada con esta enfermedad perderá su capacidad para llevarlas a cabo. Sin embargo, hasta que llegue ese momento, y si llega, porque cada paciente tiene una evolución distinta, hay un largo camino por recorrer.

Una terapeuta ocupacional puede hacer mucho más lenta esa involución. Pero para diseñar un plan con acciones a medida que mantengan el mayor tiempo posible las capacidades de esa persona, el primer paso es conocer en qué actividades necesita ayuda y en qué grado.

Esta evaluación no suele ser tan fácil de llevar a cabo como en un primer momento se puede creer. Para ello se han diseñado herramientas. Una de las escalas más introducidas para medir la capacidad funcional de los adultos mayores es índice Barthel. Esta escala lleva utilizándose desde 1955. Fue ese año cuando los hospitales de enfermedades crónicas de Maryland (EEUU) comenzaron a utilizarla.

¿Qué es el índice Barthel?

Esta escala, también conocida como Índice de discapacidad de Maryland, se define como una medida genérica que valora el nivel de independencia del paciente a la hora de realizar algunas actividades de la vida diaria (AVD). Para conseguir esas valoraciones se asignan diferentes puntuaciones y ponderaciones según la capacidad de la persona examinada.

Esos valores asignados a cada actividad se basan en el tiempo y en la cantidad de ayuda física que necesita esa persona para llevarla a cabo. La máxima puntuación total que se puede obtener es de 100 y la mínima de cero.

¿Qué actividades mide el índice Barthel?

Esta escala evalúa diez actividades básicas de la vida diaria, que se pueden englobar en alimentación, higiene, desplazamiento y control de los esfínteres.

  1. En esta categoría se mide si la persona es capaz de comer por sí misma, lo que implica que pueda introducirse el alimento en la boca, masticar y tragar. Además, se evalúa si puede cortar la comida o servirse agua. Lo que se mide es su capacidad para comer sola en un tiempo razonable, no si esa persona ha cocinado.
  2. Aseo personal. Aquí se valora si esa persona es capaz de lavarse y si puede salir y entrar del baño por sus propios medios, sin necesidad de que nadie la supervise.
  3. Se observa si esa persona es capaz de ponerse y de quitarse la ropa de manera autónoma, sin que nadie le proporcione ayuda.
  4. En esta actividad se analiza si esa persona es capaz de peinarse, lavarse la cara, los dientes, afeitarse o maquillarse.
  5. Incontinencia fecal. Aquí se evalúa si esa persona es capaz de contener las heces y si se produce algún episodio de incontinencia puntual. Esta evaluación se realiza teniendo en cuenta el comportamiento de la persona la semana anterior a la valoración.
  6. Incontinencia urinaria. Se mide si la persona es capaz de retener la orina y de hacerlo en el baño, en el orinal, en el pañal o si puede manejar la sonda.
  7. Utilizar el inodoro. Si es capaz de utilizarlo solo, si necesita alguna ayuda, si puede limpiarse por sí mismo.
  8. Trasladarse a la silla o a la cama. En esta actividad se evalúa la capacidad que tiene la persona para ponerse de pie o sentarse por sí misma o de acostarse o de levantarse de la cama.
  9. Se valora si la persona es capaz de andar por sí misma aunque sean distancias cortas. O si puede hacerlo con un andador o con unas muletas o un bastón.
  10. Utilizar las escaleras. En este punto se observa si la persona puede subir y bajar escaleras de forma autónoma o si necesita que alguien le ayude o supervise la actividad.

¿Para qué se utiliza el índice Barthel?

 -Para evaluar las capacidades que tienen las personas que presentan ciertas discapacidades.

-Para diseñar un plan de cuidados con el fin de mantener las capacidades de la persona con demencia el mayor tiempo posible.

-Para hacer una valoración previa de las personas que van a ingresar en un centro geriátrico.

-Para medir el impacto que están teniendo las terapias que esta recibiendo la persona.

-Para facilitar la comunicación entre los distintos profesionales involucrados en la atención al paciente.

¿Cómo se interpreta el índice Barthel?

El índice evalúa las capacidades que tiene esa persona para llevar a cabo las distintas actividades básicas de la vida diaria. A lo largo del test, la persona va obteniendo distintas puntuaciones que finalmente se suman. Si la persona obtiene 100 puntos quiere decir que la persona es completamente independiente. Si la persona es independiente, pero utiliza una silla de ruedas, la máxima puntuación que podría obtener es 90.

Los rangos de valores y la clasificación correspondiente que se obtendría sería:

100 puntos: independencia

91-99: dependencia escasa

61-90: dependencia moderada

21-60: dependencia severa

0-20: dependencia total

¿Cómo se administra el índice Barthel?

La aplicación de esta escala es muy sencilla, tan solo le lleva cinco minutos al evaluador, quien solo medirá la discapacidad física del paciente. Se puede administrar mediante una entrevista u observando el comportamiento de la persona en su entorno o pidiéndole que realice una actividad.

En un estudio en el que se analizó la competencia de los estudiantes a la hora de administrar el índice Barthel, se observó que los estudiantes tendían a puntuar más alto a los pacientes que si la evaluación era llevada a cabo por los terapeutas profesionales. Concretamente dos puntos por encima que la media obtenida por los terapeutas. Tras analizar los resultados, los autores del estudio observaron que los estudiantes, cuando pasaban el test, se basaban en lo que les decían los pacientes, mientras que los terapeutas profesionales tenían en cuenta la información que también les proporcionaban los cuidadores. Especialmente cuando encontraban alguna discrepancia al analizar algunas de las actividades.

Una experiencia que puede ayudar a aplicar mejor el índice Barthel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 5 =

* Campos obligatorios

Artículos relacionados