Te enseñamos

Severa

Por qué hay que evitar las sujeciones físicas

Sujeciones

Pedro recuerda aquella vez que fue a visitar a su madre al hospital y vio a su compañera de habitación, Amparo, sujeta a la cama. Amparo tenía demencia y trastornos de comportamiento. Se empeñaba en que la llevasen a casa y, como eso no podía ser, no paraba de pedirlo. Cuando se ponía así, la cuidadora y sus hijos perdían los nervios. Pero también el resto del personal que la atendía en el hospital. La consecuencia de aquel comportamiento llevo a que Amparo estuviera sujeta a la cama. A Pedro le impactó tanto que preguntó si realmente era necesario. “Ha intentado saltar por encima de las barras de la cama”, le dijeron. Pedro se preguntó a sí mismo si esas sujeciones no respondían más a un “castigo” que una medida de seguridad.
 
Pero ¿qué se entiende por sujeción física? Cualquier método aplicado a una persona que limite su libertad de movimientos, la actividad física o el acceso a cualquier parte de su cuerpo, y del que la propia persona no pueda liberarse con facilidad.
 
La situación que vivió Amparo no es tan rara. Según un reciente estudio elaborado por la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA), existe un 25 % de personas mayores dependientes, que viven en residencias, que están sometidas a sujeciones físicas. En algunos centros el porcentaje es del 7%, pero en otros roza el 90%. Estas cifras llaman la atención cuando se comparan con el uso de sujeciones en otros países, que no superan el 17% (Francia). La situación es más grave cuando se analiza la situación de las personas con demencia, entonces, la proporción de los que se ven sometidos diariamente a sujeciones asciende, en España, al 60%.

¿Qué efectos tienen la sujeciones físicas sobre el paciente?
 
-Úlceras por presión
-Infecciones
-Incontinencias (urinaria y fecal)
-Disminución del apetito
-Estreñimiento
-Pérdida de tono muscular
-Atrofia y debilidad 
 
Amparo, después de aquella experiencia, dejó de “molestar”, se quedó como ausente, apenas hablaba. Pedro nunca pudo saber qué sentía, pero aquella medida tuvo efectos psicológicos sobre ella.
 
Efectos psicológicos del uso rutinario de sujeciones físicas
 

-Miedo/pánico
-Vergüenza
-Ira
-Agresividad
-Depresión
-Aislamiento social
-Retiro/apatía 

Por si esta lista de inconvenientes no fuera suficientemente extensa, las sujeciones físicas se han relacionado con un mayor riesgo de caídas y, con ellas, aumenta la probabilidad de que se produzcan lesiones de gravedad. La explicación es sencilla, después de que una persona mayor haya estado inmovilizada será mucho más difícil que se mantenga en pie.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Campos obligatorios

Artículos relacionados