Cuídate

Leve | Moderada | Severa

True Detective: una serie más que adictiva

La propuesta de la semana: buena televisión

La televisión estadounidense está viviendo una época de oro. Y la serie True Detective es una prueba de ello. Fue la gran apuesta del año pasado del canal HBO y hoy se puede ver en los videoclubs, canales de pago o tras adquirirla en internet. La producción, de ocho capítulos, cuenta la historia de dos policías, que durante 17 años se encargarán de perseguir a un asesino en serie. La serie está protagonizada por Matthew McConaughey (en su primera incursión en televisión) y Woody Harrelson (que regresa al medio en el que triunfó con Cheers). Ambos representan a dos personajes atormentados: uno (Harrelson) en su papel de hombre casado que no puede reprimir sus infidelidades y McConaughey, marcado por la muerte de su hija, solo es capaz de encontrar algo de paz en su trabajo.  Los dos se encargarán de investigar el asesinato de una mujer que aparece escenificando una escena relacionada con rituales vudú.  Pronto descubrirán que detrás de este crimen hay un asesino en serie, y detrás de él, una compleja trama en la que hay implicada gente muy poderosa.  La serie, no solo cuenta la investigación policial, también muestra el enfrentamiento constante que existe entre los protagonistas. La trama se complica más cuando, al cabo de unos años, los asesinatos vuelven a aparecer, y otros policías deciden investigar a esta pareja de detectives. Los diálogos son inteligentes y las interpretaciones, muy buenas. True detective se vuelve adictiva, y los ocho capítulos saben a poco. La buena noticia, es que ya se está emitiendo la segunda temporada.
 
Esta recomendación es beneficiosa para ti porque:
 

-Te permitirá disfrutar de una serie inteligente,  con un buen guión y mejores interpretaciones, que hará que el tiempo pase volando. Dosis de intriga administradas con precisión.
 
A través de sus personajes, verás dos formas de vivir la vida, que en el fondo no terminan por ser tan diferentes.  Dos tipos duros que no terminan siendo tales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Campos obligatorios

Artículos relacionados