Cuídate

Severa

Te contamos qué sentirás tras la muerte de tu madre

Sentimientos que acompañan al duelo

Isabel se había imaginado, muchas veces, la muerte de su madre. Ella tenía una demencia en fase severa, y ya le había dado muchos sustos, así que intentaba prepararse para ese momento. Pero cuando llegó el final, supo que nadie puede prepararse por mucho que lo intente. El dolor, cuando amas a esa persona, es tan fuerte, que deja en nada cualquier simulación previa. Isabel se enfrentaba a una de las situaciones más difíciles que le podían ocurrir en la vida, y no sabía cómo hacerlo. La experiencia le ha hecho comprobar que es cierto lo que muchos expertos dicen sobre cómo las personas afrontan el dolor: no existe una fórmula, cada uno lo hace como puede.
 
Sin embargo, es conveniente conocer lo que afirman los psiquiatras tras analizar las experiencias de personas que han pasado por lo mismo. The Royal College of Psychiatrists (UK) analiza cuáles son los sentimientos más comunes que experimenta una persona durante el duelo.
 

La primera sensación es de aturdimiento. La persona que ha perdido a un ser querido no termina de creérselo. Cuando la avisaron de que su madre había fallecido luchó con el personal de la funeraria para que la esperasen. Ella necesitaba ver el cuerpo de su madre. Necesitaba volver a besarla y acariciarla. Cuando la tocó y sintió que estaba fría, le fue más fácil aceptar que se había marchado. Aun así, todo lo que vino después lo recuerda como un ritual. Su madre, cuando todavía estaba bien, muchas veces le había preguntado: “¿cómo será mi funeral?”. Así que Isabel, cuando todo terminó, se imaginaba contándole todos los detalles.
 
Según los expertos, ese entumecimiento por el que se atraviesa puede ser de gran ayuda para conseguir pasar por todos los trámites que acompañan la muerte de una persona: ponerse en contacto con los familiares, organizar el funeral…
 
Es muy doloroso ver cómo entierran a la persona que más has querido en tu vida, pero, a veces, es conveniente porque, cuando el tiempo pase, puede producirte un profundo pesar no haber estado presente.
 
Después comienza el dolor. Se da paso a una profunda tristeza. En ocasiones, se siente desesperación, anhelo, soledad. Isabel no terminaba de entender que su madre se había ido para siempre. Esperaba encontrársela otra vez. Se mentía en su cama, en busca de su calor, como si las sábanas pudieran abrazarla. Pero solo encontraba vacío, un hueco que no llenaba nadie. Llorar a solas es lo que más la aliviaba. No tenía que justificarse ni explicar nada, solo llorar. Ese llanto le hacía sentir más cerca a su madre.
 
La ira. Aunque la muerte no es culpa de nadie, a veces, uno se siente enfadado con los médicos, a los que responsabiliza de no haber hecho lo suficiente, o con los familiares y amigos que no estuvieron cerca. En ocasiones, uno se siente resentido con la persona que se ha ido por haberle dejado solo. Isabel no sintió ira. Quizá, aunque no lo quería reconocer, sabía que ese momento estaba cerca.
 
La culpa. Cuando tu ser querido muere, hay imágenes que acuden a tu cabeza. Y recuerdas todo aquello que te hubiera gustado decir, pero que no dijiste. Las actividades que podrías haber realizado y que no llevaste a cabo. Las veces en que perdiste la paciencia, los besos que no diste. Te puedes llegar a sentir culpable por seguir viviendo ahora que tu ser querido ya se ha ido. Nadie puede tener la muerte bajo control. Es preciso, aprender a aceptarla.
 
Hay personas que se sienten aliviadas cuando su familiar muere porque llevan mucho tiempo cuidándole, luchando contra una enfermedad. Y ese pensamiento, les hace sentirse culpables. Sin embargo, esa sensación es natural.
 
Tras la muerte de nuestro ser querido, la persona atraviesa por periodos de agitación. Después, comienza la tristeza, el retiro y el silencio. En cualquier momento, surgen manifestaciones de dolor. Situaciones desencadenadas por personas, lugares, objetos que reavivan los recuerdos. Incapaz de controlar sus sentimientos, muchas personas se sienten tentadas por mantenerse alejadas de su entorno, que no entiende su dolor ni lo comparte. Sin embargo, los expertos recomiendan volver a realizar las actividades normales. 
 
Isabel no soportaba salir con sus amigos, pero, en seguida, volvió al trabajo. Mantener su cabeza ocupada resultó ser el mejor bálsamo.
 
Miedo. La pérdida de una persona importante en tu vida puede producir una serie de temores. Puede provocar hasta ataques de pánico. Su muerte recuerda tu propia muerte y el miedo a afrentarse a la vida sin ella.
 
Isabel sentía un enorme vacío, un pozo al que le daba miedo asomarse. Estaba perdida, como si le hubieran cortado las raíces. Tenía miedo de no ser lo suficiente fuerte como para afrontar las dificultades. Toda esa fuerza que su madre le proporcionaba, había desaparecido.
 
Síntomas físicos. El dolor no solo es un proceso emocional, también conlleva problemas físicos: fatiga, náuseas, el sistema inmunitario se deteriora, aumento o pérdida de peso, dolores, molestias e insomnio.
 
Isabel, tras la muerte de su madre, era incapaz de comer, perdió mucho peso. Y por la noches le era muy difícil conciliar el sueño.
 
Aparece, después, un periodo en que se piensa en la persona que se ha perdido. Se repasan una y otra vez los buenos y malos momentos que se pasaron juntos. A Isabel le gustaba sentarse y recordar los primeros días del otoño, cuando sacaba a pasear a su madre y todavía hacía calor. Cerraba los ojos y ahí estaba.
 
A medida que pasa el tiempo, el dolor disminuye. Es posible pensar en otras cosas e, incluso, mirar hacia el futuro. Sin embargo, esa sensación de haber perdido una parte de uno mismo nunca desaparecerá del todo.
 
A Isabel le gustó descubrir esta última etapa del proceso. Si algo le horrorizaba era imaginar que sería capaz de olvidar a su madre. Olvidarla sería desprenderse de una parte importante de sí misma. Ella no quería olvidar, ella quería aprender a convivir con la ausencia de su madre, con su recuerdo. Deseaba tenerla presente cada día.
 
 
 
 

 

17 Comentarios

  • Mi mamá falleció el 18 de abril de 2018. No sé cómo haré para superar esto, amaba y amo a mi mamá. Falleció de una infección urinaria mal tratada. Fuimos al hospital, pero me dieron tratamiento para gastritis. Yo sabía que era infección urinaria, debí insistir, me dejé llevar por la cuestión de médico. Al otro día, volvimos con ella, y según los exámenes, tenía un fallo renal aguda, un fallo hepático. Yo me preguntaba, cómo puede pasar que de un momento a otro la gente se enferme, y uno no logra salvarle.

    • Hola Gloria. Estoy pasando por la misma situación, mi mamá falleció el 22 de Marzo y es la hora y se me dificulta creerlo. Aunque soy psicologa en estos momentos me ha sido muy dificil, ya que no falleció cualquier persona, es mi mamá la que ya no está, la que no puedo abrazar, con la que no puedo hablar, ni llamar, ni ver, ni comprarle cosas, ni regañarla o escuchar su “cantaleta” pero aún así con todo, la amo y siempre la amaré… muchos dicen: ten fortaleza! pero que es fortaleza? de donde la saco? estoy aferrada a Dios, luego de haber tenido una fuerte discusión con él, por haberse llevado mi tesoro más preciado aunque muchas veces no tan valorado… ahi voy… poco a poco…

      • Estoy desolada , mi madre murió el 23 de mayo 2018. No puedo vivir sin ella estoy destrozada , no puedo pensar que nunca mas la volveré a ver . La quiero con toda mi alma y ella a mi . Teníamos un lazo muy grande por ser la pequeña . No se como seguir viviendo .la llamaba 4 o 5 veces al día …. esto es horroroso

        • Hola . Mi madre murió el 19 de junio. Y aunque era mayor, no lo superó, no puedo vivir sin ella, estábamos muy unidas, yo era todo para ella y ella era todo para mí. La lleve al hospital por un dolor abdominal, no supieron tratarla, la abandonaron durante horas con dolor . Sentí mucha impotencia ,llamé muchas veces para q viniera alguien. Veces por prudencia nos callamos. Ese momento no logro superarlo. Ya no volvió a casa . Y a mi ya no me importa vivir. No sé cómo hacerlo. La quieres mucho.

        • Mi Madre murio hace un mes y la pena es terrible!!!
          Aunque el estado de shok ya pasó y empiezo a tomar conciencia de que nunca mas la veré , ni hablare con ella, hablaba con ella cada dia. Hay dias q estoy mas o menos bien y otros fatal, es como una montaña rusa
          La echo tanto de menos!!!
          Se fue su cuerpo pero du Alma siempre estara conmigo❤️❤️

  • Muy buen artículo, eso es lo que la gente debería de tener información, para así tener herramientas para enfrentar sus duelos!!!

  • Solo para complementar parte de lo que escriben y sé que es importante.
    Escriben esto: “Tras la muerte de nuestro ser querido, la persona atraviesa por periodos de agitación. Después, comienza la tristeza, el retiro y el silencio”

    No es “después comienza tal o cual”, no es en ese orden necesariamente, pueden ser unas antes que otras emociones, incluso pueden ser etapas que se repitan….o jamás presentarse. Todos somos diferentes y, de igual forma, lo que procesamos.

  • Mi madre falleció el día 11 de mayo de este año 2018, con 97 años, como consecuencia de una infección posterior a una operación por fractura de fémur. Hace varios años que era totalmente dependiente de mis cuidados y atenciones. Pese a hacer ocho meses que estaba internada en una residencia de mayores, yo la visita mañana y tarde. Siempre estaba ansiosa porque llegara. Se me hace muy difícil tener que prescindir de ella; vivía por y para ella. Mi temor era que si me necesitaba no me tuviera, aunque dándole la merienda se me marchó. Yo lo que le pedía era que no me dejara solín en la vida.

    • Querido Rodrigo: Muchas gracias por compartir tus sentimientos con nosotros. Siento muchísimo que tu madre ya no se encuentre a tu lado. Es muy duro perder a una madre. Pero, si me permites, piensa en la suerte que tuviste de tener a alguien que te ha querido tanto y a la que has podido devolver ese amor. Especialmente, durante el tiempo que ella te necesitó. Un abrazo muy fuerte.

  • Esta debe ser una de las etapas más duras que le toca vivir a uno, aún no me toca vivirla pero cada día creo que está más cerca, mi mami lucha contra el cáncer pero cada día retrocede un poco más, ahorita está en los huesos prácticamente y me causa tanto dolor verla así en cuestión de 4 meses, cuando ella a sus 68 años era una mujer fuerte y robusta y no puedo evitar buscar este tipo de artículos, porque yo no sé cómo voy a hacer cuando llegue el día, ellas deberían ser infinitas pero la triste realidad es otra

  • Mi madre murio el 25 de marzo del 2015, senti que ya lo habia superado pero desde hace 3 dias me siento mal, lloro al recordarla; Algo que no hacia hace años!

  • mi familia y yo vivimos exactamente lo de Isabel mi abuelita que me crió murió ahora el 27 de junio 2018 por demencia senil ya en su ultima etapa parece mentira cuando ya estos últimos 3 meses que le empezaron ulceras y se empezó a desmejorar pedía a Dios que la dejara descansar ya pero ahora que no esta como duele no verla mas,les voy a contar lo guerrera que fue mi abuelita padecía hace 20 años de neuralgia del trigemino cuando tenia esos episodios de la neuralgia era fuerte,no se si eso fue causante de su enfermedad, hace 2 años y medio que ella tuvo su primer derrame el cual la dejo en silla de ruedas eso la dejo muy deprimida pero ella sabia que podía volver a caminar aunque los médicos decían que no lo volvería hacer cual fue la sorpresa con terapias ella a los tres meses ya caminaba,pero el dia de su cumpleaños 79 le dio otro derrame fuerte nos confirmaron la demencia senil entonces sabíamos que en algún momento empesaria a perder sus facultades ella nunca lo supo como decirle a una persona que no quiere morir que tenia una enfermedad que la mataría, finalizando ese año le empezaron los micro derrames los cuales ya empezaron a afectarla sin embargo pasamos en diciembre 2018 tranquilos,ya en enero empezó a fallar mas su memoria pero aun caminaba era lo que pasaba todo el día caminando casi no dormía tomaba cualquier cantidad de medicamentos cumplió en marzo 80 años, ya su cabecita estaba mas agachadita seguia con sus micro derrames tuvo ulceras, nos empezó a olvidar a los que estábamos mas cerca pero aun seguía caminando pienso que para ella caminar era seguir teniendo vida para finales de mayo volvió a tener un micro derrame con el cual perdió su faculta de caminar ella seguía tratando pero ya no pudo, ella ya solo comia todo majadito como un bebe ya no sabia masticar pero con ese derrame ya casi no comía, días antes era mas liquido lo que se le daba porque ya la comía no se la tragaba un día antes de su muerte ya ni líquidos sabíamos que le pondrían sonda para alimentarla ese miercoles llegaron a curar sus ulceras y ver que hacían con la alimentación y mientras la curaban falleció, puedo decir que mi abuelita fue guerrera,la amo y estara en mi corazón por siempre.

  • mi madre murio el 28 de junio del 2018, esta muy reciente, aun cuando paso por afuera de su casa creo que va a salir a saludarme… a veces me duele mucho el pecho creo que es la pena… o aun no asumo su perdida me cuesta mucho llorarla… la extraño demasiado.

  • Buenas noches, a todos creo que no somos únicos y que todo lo leido, no se en que etapa me encuentro, mi madre murió el 14 de marzo 2018.Después de 10 cirugías de un supuesto Cáncer laríngeo y que no se si debimos mis hermanos y yo dejarla sin cirugías de un tumor o no se que deberíamos haber hecho. siento que la vida sin ella es todo tan vacío y me siento tan sola por que aun con hermanos y padre, esposo y familia no sienten lo mismo que yo. por eramos grandes amigas nos vestiamos hasta igual. estoy como cada una de las personas que a comentado su caso y ahora quien me va querer como ella!! Y yo como le hago para vivir sin ella.

  • Hace 14 dias mi mamita fallecio dede un momento a otro y la verdad este dolor, vacio, ira e impotencia que se siente es el peor que se pueda sentir…nose como seguir, nose q hacer, sé q tengo q levantarme y ser fuerte por q tengo 2 hijas de 18 y 15 las cuales mi madre me ayudó a criar, tengo a mi esposo a quien le dio un derrame hace 2 años y mi.madre me ayudó a re cuperar poco a poco e incluso él la consideraba como su mamá x los cuidados q le daba, pero no puedo con la culpa de muchas veces haber discutido con mi mamá y muchas cosas de las cuales me arrepiento, aunq sé que pasé momentos hermosos también los malos recuerdos se apoderan de ellos y el remordimiento no me deja estar tranquila…lloro casi todo el dia, no tengo animos de nada y me siento muy egoista con mis hijas con mi esposo e incluso con mi papá…vivi los 46 años de mi vida con mi mamita y es muy pero muy dificil para mi aceptarlo la verdad q no se que hacer.

  • Bueno, me gustaría contar un poco mi historia para saber si a alguien le ha ocurrido lo mismo o si me pudieran ayudar a superarlo. Mi abuela falleció el 6 de febrero del 2017 a causa de vejez. ( se quedó dormidita, que era lo que ella quería) pero justamente un año y 11 días después, su hija ( mi madre) falleció por un infarto. ( también se quedó dormida) yo estaba embarazada de 8 meses cuando mi madre nos dejó, y la verdad es, que aún no logro entender el porque se han ido tan pronto las 2 personas más importantes en mi vida. Las 3 éramos 1, tres generaciones. Lo que me ha ayudado a levantarme cada día es la sonrisa de mi hijo, pero aún hoy, no puedo quitarme la rabia que siento a que ella no pudiera ver su único nieto al cual se moría de ganas de verle crecer. Las echo muchísimo de menos, y siento un vacío inmenso, donde nada pueda aliviar el dolor. ( solamente las sonrisas diarias de mi bebé) no se que fases son las que debo pasar, no entre en el tanatorio a despedirme de mi mamá, ni tampoco me he atrevido a ir al cementerio. No sé cómo hacer para que esta pena no me persiga diariamente.
    Gracias a todos por escucharme me hace sentir un poco más tranquila.
    Saludos

  • Mi madre fallecio el 18 de julio 2018 con casi 92 años. La vejez se la llevo, con infeccion,ictus y yo que se que mas….
    Lo llevo mal… nunca imagine que fuera tan duro, solo me consuelan los restos de su olor a colonia, videos de su imagen y mis hermanos , con los que la cuidabamos y eramos conscientes que cada dia era un regalo.

    La recuerdo, la lloro, hablo con ella y procuro reconstruirme con mi dolor.

    esto pasara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Campos obligatorios

Artículos relacionados